Eleguá

Guía sobre los Orishas Eleguá

ELEGUÁ: ¿QUIÉN ES?, CARACTERÍSTICAS, SUS CAMINOS, OBRAS O EBBOSES Y PATAKÍES.

¿QUIÉN ES O QUÉ ES ELEGUÁ?

Eleguá es uno de los Orishas más importantes y venerados en la religión Yoruba y en la Santería. Su historia se remonta a los tiempos de la creación, cuando fue asignado por Olodumare, el Dios supremo, para que fuera el guardián de los caminos y las encrucijadas.

Según la mitología, Elegua es el mensajero de los Orishas, el que abre y cierra los caminos, el que tiene el poder de quitar y poner obstáculos, y es considerado como un intermediario entre el mundo humano y el espiritual. La figura de Elegua es muy importante en la cultura Yoruba, y su culto se ha extendido por todo el mundo gracias a la diáspora africana y la influencia de la religión en países de América Latina y el Caribe. Elegua un Orisha que se representa como un niño, con un gorro rojo y negro, y una caracola. Se le asocia con los colores rojo y negro, y se le considera el dueño del hierro, la llave y el candado. Eleguá representa la protección primaria, ya que es el encargado de abrir y cerrar los caminos de las personas.

Se considera dueño del camino de la vida y es responsable de elementos como la prosperidad, la suerte, la felicidad o los males que pueden sobrevenir por las desgracias, ya que tiene influencia sobre otros egguns. Eleguá es quien establece el destino en cuanto a la alegría o la tristeza, y tiene en sus manos las riquezas de las personas. Se considera un príncipe travieso de la religión Yoruba y es descendiente directo de Olodumare, el ser supremo Omnipotente y creador de toda la vida en la tierra. En resumen, Elegua es un intermediario que permite la comunicación entre el mundo terrenal y el cielo, y que hace llegar las ofrendas que se le hacen al ser supremo primordial de toda la creación, Olodumare.

CARACTERÍSTICAS DE ELEGUÁ

  • Símbolo: Piedra en forma humanoide, Coco o cemento.
  • Número: 3
  • Animales que come: Pollo grande blanco, Gallos, Guineo blanco. Come todos los animales inclusive ratones blancos, pero no come ni debe ofrecérsele gallinas ni palomas.
  • Hierbas: Salgaso, Aguinaldo, Rabo de zorra, Hortiguilla, Pinga Hermosa, Salta perico, pata de gallina, Lengua de vaca, Piñón blanco, Guacalote, Belo (bleo de espinas),pendejera, orille, ateje, alacrancillo, hierba hedionda, gandul, hojas de fríjol de carita, guaro, varia, almácigo de cuatro caminos, hojas de canfor, ají picante, tallo y pelusa de maíz, hojas de aguacate, Raíz de aguacate, cáscara de coco, Tallo de mata de coco, corojo (todas sus partes), guayaba, Croto de Monte adentro (no sirve el de la ciudad), Café (hojas y granos),picapica, travesura (seca y verde), mastuerzo, Barriguilla o arrasca barriga, vente conmigo, arrasa con todo, botón de rosa seca, maloja, menta, hierba mentirosa.
  • Color: Rojo y Negro (Juntos)
  • Día: Lunes y 3 de cada mes
  • Padres: Obatalá y Yemú
  • Saludo: Vea Rezos
  • Sopera: Sopera de barro, donde se deposita al Orisha. La piedra se manda a buscar en dependencia del camino que marque la letra o signo y que puede ser indistintamente, la loma, el río, el bosque, etc. Y puede tener distintas formas, aunque por lo regular se trata de que su aspecto sea humanoide.

SINCRETISMO

En la religión católica, Elegua está representado por la imagen del Santo Niño de Atocha, que simboliza la infancia de Jesús. También se le asocia con San Benito, San Antonio y el Ánima Sola.

OFRENDAS PARA ELEGGUÁ

Aguardiente, tabaco, maíz tostado, coco, pescado ahumado, bollitos deharina de maíz crudo embadurnado en manteca de corojo, ñeque ahumado, dulces de todoslos tipos y caramelos. Una ofrenda muy especial es ofrecerle la cabeza de un ñeque y/o,sacrificarle un ratón. En la religión yoruba y en la Santería cubana, Eleguá es un Orisha muy importante y poderoso.

Se deben usar ciertos elementos que son sagrados y están asociados con Eleguá, como el ewé (hierbas) y los otán (piedras). Además, se deben tener en cuenta los colores que se le asocian a Eleguá, como el negro y el rojo, y utilizarlos en la vestimenta y los elementos que se utilizarán en la ceremonia.

Durante la ceremonia, se ofrecen comidas y bebidas a Eleguá, como el akará (un tipo de buñuelo) y el omí tutu (agua fría), la guayaba (su fruta predilecta), dulces, maíz tostado (aguadó), jutía ahumada (ekun),  pescado ahumado (ella), aguardiente (otí), manteca de corojo (epo), también se le puede ofrendar 3 pescados pequeños (trucha o sardina) cocidos, aliñados manteca de corojo, pescado ahumado y jutía ahumada, esta ofrenda sirve para pedirle a Eleguá que abra los caminos.

También se deben entonar cánticos y oraciones en Yoruba para invocar la presencia de Eleguá, como «Eleguá mo juba o» (Eleguá, te adoro) o «Eleguá ni o, o ni Eleguá» (Eleguá está en ti, tú estás en Eleguá). Además, se utilizan herramientas sagradas para invocar a Eleguá, como el otá (piedra) y el igbá (vasija). Estas herramientas son consagradas y utilizadas exclusivamente para este propósito. Una vez que se establece la conexión con Eleguá, se le pueden hacer pedidos o peticiones para obtener su ayuda y protección.

Es importante tener en cuenta que Eleguá es el dueño de los caminos y las encrucijadas, por lo que es necesario ser respetuoso y seguir las normas de su culto para no atraer su ira o enojo.
En resumen, para atender a Eleguá es necesario seguir ciertos rituales y protocolos que están asociados con su culto. Se deben utilizar elementos sagrados, vestir con los colores adecuados y entonar cánticos y oraciones en yoruba para invocar su presencia. Además, se deben respetar las normas y ser respetuoso con esta deidad para recibir su ayuda y protección.

ATRIBUTOS DE ELEGUÁ

Herramientas: 

  • Bastón de mando
  • Sombrero de paja
  • Espejo
  • Llave
  • Garabato
  • Maraca
  • Cadena
  • Trampa de ratón
  • Juguetes de niño
  • Monedas
  • Tabaco
  • Machete
  • Garabato de guayaba
  • Pitos
  • Bolas

Comidas:

  • Dulces
  • Caramelos
  • Frutas
  • Maíz
  • Plátano
  • Chivo
  • Pescado

Sus animales: 

  • Perro
  • Gallo
  • Caracol
  • Bono
  • Ciervo 
  • Ratón
  • Jutía

Sus bailes: En las ceremonias de la Santería, se realizan bailes y danzas para invocar la presencia de Elegua. Los bailes de Eleguá son muy movidos y alegres.

COMO ATENDER A ELEGUÁ

El mejor día de la semana para atender a Elegua son los lunes, es importante saber que Elegua debe residir detrás de la puerta principal de tu hogar, ya que desde allí delimita los dos mundos: el interior y el exterior.

Se le unta suavemente un poco de manteca de corojo y miel, mientras se conversa con él, agradeciendo y pidiendo lo que necesitas.

Asimismo, se colocan tres guayabas verdes, una vela blanca o roja y se añaden otros elementos como maíz tostado (aguadó), julia ahumada (ekun) y pescado ahumado (ellá). Además, para conectar mejor la astralidad con Eleguá, se recomienda encender un tabaco y soplarle un poco de humo, recordando también soplar un poco de aguardiente.

Al finalizar, se deben dar tres golpes frente a él, ya que Elegua escucha atentamente todo lo que le expresan sus hijos y devotos.

Cuando lo estés atendiendo, debes pedirle a Elegua que abra tus caminos para alcanzar la paz, el progreso, la abundancia, la inteligencia, la solidez en tus proyectos y muchas otras cosas más. De esta manera, él se encargará de alejar lo negativo y te ayudará a superar todas las dificultades que puedan afectar tu vida, mente y espíritu.

COLLAR DE ELEGGUÁ

Cuentas negras y rojas, que representan la vida y la muerte, el principio y el fin, la guerra y la tranquilidad, lo uno y lo otro.

¿CÓMO SON LOS HIJOS DE ELEGUÁ?

Descubre las características asociadas a los hijos de Eleguá.

Los hijos de Eleguá tienen ciertas características asociadas a su personalidad, como ser enérgicos, curiosos, astutos, y tener una gran capacidad de adaptación. También se cree que pueden ser impredecibles y cambiantes en su comportamiento, como el propio Eleguá.

Además, se espera que los hijos de Eleguá tengan un fuerte vínculo con el Orisha y que lo honren a través de rituales y ofrendas. Se cree que Eleguá les brinda su protección y ayuda a abrir caminos y resolver obstáculos en la vida.

Son inteligentes y hábiles, pero poco escrupulosos. Se inclinan a la depravación y a la corrupción. El timo, la estafa y las intrigas políticas le garantizan el éxito en la vida. Es el primero en todo. Por su gran importancia es el primero en ser llamado en todo
acto religioso o en las fiestas; así como el último en despedirse. Es el inicio y el fin de todos los caminos el nacimiento y la muerte. Vigía del día y la noche, del bien y el mal. Es espía y mensajero de los dioses si él lo quiere, nada de lo que se ofrece llega a los Dioses.

Dios de los desvíos y las entradas. De los encuentros y despedidas salvador de las esquinas los parajes solitarios y de las casas vacías. Enreda y desenreda los caminos de la vida. Es quien tiene las llaves del destino y abre o cierra la puerta a la desgracia o a la felicidad.

Es la personificación del azar y la muerte.

Portero del monte y la sabana. Además cuida los caminos y cuenta a Oloddumare quien se porta mal y no hace los debidos sacrificios y es quien protesta cuando los sacrificios no se hacen como es debido.
La figura de Elegguá se encuentra unida a la de Eshu, quien es la encarnación de los problemas inherentes al hombre. Esta dualidad se representa porque dentro de la concepción Yoruba ningún Orisha representa conceptos puros, todos admiten contradicción. Eshu no es el diablo aunque se encuentre ligado a todas las desgracias él vive en las calles oscuras, en los parques solitarios, en el monte, y si llegara a entrar a la casa habría desgracia y tragedia.

Elegguá y Eshu se constituyen en una relación inherente entre lo positivo y lo negativo. Para los Yoruba la casa representa el refugio perfecto. Elegguá reside en la puerta, que marca la frontera entre dos mundos, el interno que representa la tranquilidad del hogar y el externo que representa el peligro y la perversidad. Es íntimo amigo de Shangó, Oshún y Oggún. Está en uno de los cuatro puntos cardinales del tablero de Orula, y posee un gran poder adivinatorio. Conocedor de hechizos y talismanes, sus amarres no se pueden romper nunca. Es gran médico.
Junto con Oyá domina los cuatro vientos.

¿ES ELEGUÁ MALO?

Eleguá no es ni malo ni bueno, sino que es un Orisha que cumple una función específica en la religión Yoruba y en la Santería cubana. Se le asocia con la fortuna y la protección, con lo bueno y malo de la vida, dueño absoluto de los caminos de la vida de las personas y el mundo.  Su presencia es fundamental en cualquier ceremonia religiosa.

PATAKÍES DE ELEGUÁ

  1. El origen de Eleguá: Cuenta la leyenda que en los comienzos de la creación, cuando todo era oscuridad y caos, Eleguá fue el primer orisha en aparecer. Su tarea era traer la luz al mundo y abrir los caminos para que los demás Orishas pudieran llegar a la tierra. Por esta razón, Eleguá es conocido como el dueño de los caminos y las encrucijadas.

  2. Elegua y Oggún: Oggún era un orisha muy trabajador y dedicado a la forja de herramientas. En una ocasión, Elegua le pidió a Oggún que le hiciera un cuchillo para sus ceremonias. Oggún accedió y le entregó a Elegua un cuchillo muy afilado y de gran calidad. Sin embargo, Elegua lo utilizó para hacer el mal y Oggún se enfureció con él. Desde entonces, los dos orishas han tenido una relación tensa y a veces conflictiva.

  3. Elegua y los dulces: Cuenta la leyenda que Eleguá tenía un gran amor por los dulces y los caramelos. Un día, un grupo de niños le ofreció un caramelo a cambio de su ayuda para resolver un problema. Eleguá aceptó y les ayudó a resolver el problema. Desde entonces, los dulces y los caramelos se han convertido en una ofrenda común que se le hace a Eleguá en sus ceremonias.

  4. Elegua y los perros: Elegua tiene una fuerte conexión con los perros y se le suele representar con un perro a su lado. En una ocasión, un perro callejero se acercó a Eleguá y le pidió ayuda para encontrar un hogar. Eleguá le prometió que lo ayudaría y, gracias a sus poderes, el perro encontró un hogar cálido y acogedor. Desde entonces, los perros se han convertido en un símbolo de la protección y el cuidado que Elegua brinda a sus devotos.

  5. Elegua y Orunmila: Cuenta la leyenda que un día Eleguá y Orunmila se encontraron en un camino. Eleguá, que era muy astuto, le propuso a Orunmila un juego. Le dijo que escondería algo en un lugar secreto y que Orunmila debería adivinar qué era y dónde estaba. Si Orunmila acertaba, Eleguá le daría un gran premio, pero si fallaba, tendría que pagarle una gran cantidad de dinero. Orunmila, que era un gran adivino, aceptó el desafío. Eleguá escondió algo en un lugar muy lejano y regresó para esperar a Orunmila. Cuando Orunmila llegó, Elegua le preguntó qué había adivinado. Orunmila respondió que había adivinado que Eleguá había escondido un plato de guisado de camarones en una encrucijada. Eleguá se sorprendió al escuchar esto, ya que había escondido otra cosa en un lugar muy diferente. Eleguá le preguntó a Orunmila cómo había adivinado, y Orunmila le respondió que había consultado el oráculo de Ifá y que había recibido un mensaje claro y preciso sobre lo que Eleguá había escondido. Eleguá, que también respetaba el poder y la sabiduría de Orunmila, reconoció su derrota y le entregó el premio prometido. Este patakí enseña que Eleguá y Orunmila son dos deidades muy importantes y poderosas en la religión Yoruba, pero que cada uno tiene su propio rol y su propia forma de actuar. Mientras que Eleguá es astuto y hábil en los juegos y las travesuras, Orunmila es el adivino y el portador de la sabiduría divina. Juntos, Eleguá y Orunmila representan un equilibrio perfecto entre la astucia y la sabiduría, y son una muestra de la complejidad y la riqueza de la religión Yoruba.

REZOS DE ELEGUÁ

REZO 1

»ECHÚ ELEWÁ OGA GBOGDO NAMIRIN ITA ALAGBANA BABA MI NULO NA BURUKU NITOSI LE CHONCHO KUELÚ KUIKUO OKI KOSI OFO, COSÍ EYO KOSI KU COSÍ ANO NI ORUKÓ MI GBOGDO OMONILE FÚ KUIKUO ODUEVE, BABA MI ELEWA.»

TRADUCCIÓN

Dueño de las 4 esquinas, mayor del camino, padre mío, llévese lo malo, para poder caminar con salud, que no haya pérdida que no haya revolución, que no haya muerte, en el nombre de todos los Elegguá, le doy muchas gracias padre mío Elegguá.
Elegguá (otro saludo)

REZO 2
OMI TUTO, ANA TUTO, TUTO LAROLLÉ, ECHÚ AGOGO, ECHÚ ALAGUANA, ECHÚ MAMAQUENO, MAYUBAO IYALOCHA, MAYUBA IYABONA, QUICAMACHE CAMARIKU, CAMA IFI, CAMA ONA, CAMA AYARE UNLO ONA QUEBOFIQUEBOALA, OCHOSI ADERU POEMATA BADA ORISA.

Traducción
Te refresco a ti para que abras el camino con el permiso de mis padres mayores, yo toco la campana para que tu me abras lapuerta contando también con mi ángel  guardián, padrino madrina y todos los representantes del tablero Yoruba, salud para mí y para todos mis hijos.

REZO 3
Elegguá (para preparar lámparas)
ELEWÁ BARALAYEGUE, IFA BORU IBA ACODA ECHEDA QUI IBONE QUI IBOTICHE, NONI, LEGUEBIGUE FAVORA ONIMI.

UCHU AGOGO, ECHÚ ALAGUANA, ECHÚ AGATIA, GONGO ECHUAGO, NMA QUE NO MAYUBAO OLDO, CAMARALLE, MOYUBAO IYALOCHA, MOYUBAO IYABONA QUICAMACHE CAMARIKU CAMARALLE, CAMAROFI, ANO UNLO EREYE UNLO QUI BOFIQUE BOADA.


ELEGGUÁ
ALATO MAUBE ECHÚ CUCHUCHU ALATOMAUBE ECHÚ CUCHUCHU ELEGGUÁ SULLERE ECHÚ BARABO OMO MOLLURBA AGUO MOLLURBA ELEGGUÁ CHOLONA OMODE CORI COSI ECHÚ BARABO OMO MOLLURBA ELEGGUÁ CHOLONA.
ATONDO NARO ATONDO NARO AKONKO LARO AKONKO LAROLLÉ ELEGGUÁ CUANTIO AKONKO LARO ELEGGUÁ LAROLLÉ AKONKO LARO AKONKO HE ELEGGUÁ LOCUA LAROLLÉ ELEGGUÁ. ELEGGUÁ LAROLLÉ AKILELLO AGURE TONTO OMO AKAGURA ACHAGURA ACAMA SESE ARE LETUSE ABANUNDA OMO BABA OCOLE AFOFO NINITONI CANOFO OMO ORO GUIN ALLOINA ALALLIQUI AYUBA MAFEREFÚN ELEGGUÁ. A LAROLLE AQUILOYO AGURO TENTEONU APAGARA ACAMA SESE ARELETUSE ABAMULA OMO BATÁ OCOLO OFO OCULOÑIÑI TONI CANOFO OMO OROGUN OLLONA ALALLIQUI AYUBA MAFEREFÚN ELEGGUÁ. ELEGGUÁ AKO BARU TORI TORU LE YA FI LLORUARE ALE EL KOPACHE AKO MEKO BARA LAROLLÉ ACHUCAL COLAGUALA UN BELE IKIN IKÚ LAROLLÉ OGUO ONIRE UN CHECHE ONI CONI CONDORI ECHÚ BELEKE AYUBA ELEGGUÁ. ELEGGUÁ ARIKU BABAGUA OMO BELE ORICHA ECHÚ COSI COSO ARERE ELEGGUÁ CULONA CUANTIO AGUO LILLE ECHÚ UNSORO DEDEGUANTE LECUM. ELEGGUÁ ICÚ BORU AGO GO GANGO ALLE MANA QUINA ANANIKI ECHÚ ORICHA CULONA CUANTIO AGUO LILLE CONO ONI LAROLLÉ AKONKO LARO AKONKO LAROLLÉ ELEGGUÁ COMA CUANTIO OBA ORICHA OMO ORICHA ELEGGUÁ CULONA HE CULONA HE AYUBA MAFEREFÚN.

CAMINOS DE ELEGGUÁ

  1. Eshu Abailé (Agbailé): Por este camino, como mensajero e intermediario, ayuda mucho en las casas de Ocha. Es el que realiza, principalmente, la función de limpiar y trasladar los Ebbó, ya sea al río, al monte, al mar, al pie de la ceiba o de cualquier árbol, etc. Tiene que ver con la limpieza de los cuerpos. Cuando alguien tiene algún daño, influencia o energía negativa, se utiliza este Echu. Para él son los trabajos que se dejan en el monte. Se pude trasladar con el santero hasta el lugar en la naturaleza donde se realiza la ceremonia, habla en el signo de Ojuani Meyi.
  2. Eshu Abarikokó: Lleva un tubo de bambú con distintos secretos de Ifá y un pito. Habla en el signo Otura Juani.
  3. Eshu Abelukeño: Anda con Alagwana.
  4. Eshu Aberikúkeye: Nace en el signo de Irete Otura.
  5. Eshu Achi Kuelú: Es un viejo, de pequeña estatura que vive en los huecos y túneles bajo tierra de las encrucijadas, porque es un espíritu de la tierra. Le pertenecen losminerales, en especial el oro proviene del territorio donde se practicaba la regla arará. Nace en el signo de Ojuani Meyi, trabaja con Ifá y come palomas. También se dice que vive en laplaza. Es el jefe de los muertos y se monta en un muñeco de madera de dos cabezas.
  6. Eshu Adawa: Se monta en una piedra china pelona, con cuentas de Elegguá y no lleva carga. Habla en el signo de Ojuani Tanshelá.
  7. Eshu Afrá: Es de tierra Arará y consiste en una cazuela vacía que acompaña a Babalú Ayé porque es su Elegguá. Su collar alterna cuentas negras con blancas. Tiene como Tabú el aguardiente y el vino de palma y acostumbra silbar por las esquinas de la calle y lugares solitarios. Es compañero de Eshu Makenú y se prepara solo cuando come. Propicia mucho la salud de las personas a las cuales protege. Trabaja con el aire y habla en el signo de Obbara Koso.
  8. Eshu Efrá Lolí: Es de masa, la base es de peto de tortuga y lleva su correspondiente corona, ojos y boca de caracoles. Nace en el signo Irete Fili.
  9. Eshu Afrodí y Echu Agroí: Son de nación Arará. Como tienen veinticuatro caminos, se decoran con veinticuatro cauríes, distribuidos en tres hileras. Ambos tienen forma piramidal y se coronan en la cúspide. Son ayudantes de Ifá y en su culto solo ofician hombres. En algunos casos lleva veintidós caracoles.
  10. Eshu Agatigaga: Nombre de Elegguá.
  11. Elegguá Agbanilegbe: Nombre de Elegguá.
  12. Elegguá Agbanilée: Es el Elegguá del signo de Babá Eyiogbe que trabaja con Ifá.
  13. Eshu Agbadé: Bajó al mundo con Obatalá y va montado en una piedra de montaña, no se carga y se lava mucho con peregún y atiponlá. Nace en el signo Oshe Fun.
  14. Eshu Agbálonké: Es adulto y fuerte, castiga con el fuego y le llaman “Eshu de las Muertes”. Continuamente está guiando las almas de los difuntos. Nace en el signo Obbara Meyi.
  15. Eshu Agbanukué: Vino de tierra Arará. Es un Elegguá guardián de la casa, brinda mucha ayuda a sus habitantes y tiene poder para dejar ciegos a sus enemigos. Es el mejor aliado de Ifá, junto con Biba Kikeño y Alaroyé y cada uno lleva una flecha metálica en la frente. Protege al Babalawo, es su seguridad y le repite todo lo que oye y ve. Ayudó a Orula a demostrarle su clarividencia a Olofi. Habla en el signo Baba Eyiogbe.
  16. Eshu Agbarikokó: Lleva un tubo de bambú en su carga, con distintos secretos.
  17. Eshu Agberú: Es la esposa de Echu, la receptora de los sacrificios.
  18. Eshu Agbiri: Vive con Ochún y va en una piedra pequeña. Habla en el signo Oché Turá.
  19. Eshu Agbó Bará: Es un tramposo que todo lo oye y todo lo comenta para crear conflictos por malos entendidos.
  20. Eshu Agbobarmelekí: Preside la erección sexual, es indecente y acostumbra, cuando baja en el toque de tambor, mostrar sus partes y masturbarse. Habla en el signo Obbara Trupon.
  21. Eshu Agelo: Es un Caimán que cuida la casa de Orula. Habla en el Signo Ogbe Yono.
  22. Eshu Agganiká: A este le gusta tropezarse con todo lo que se encuentra, porque es malévolo, muy peligroso y vengativo. Cuando se enoja atrae a la policía. Agganiká se le llamó a la guardia rural en Cuba. Se le pone mercurio en su carga y anda a caballo, con un machete de hierro. Hace que las personas se tropiecen y tengan contrariedades.
  23. Eshu Agogó: Preside el cambio de hora. Habla en Otura Meyi.
  24. Eshu Agogoro: Es un Echu del Basurero.
  25. Eshu Agó Meyó: Es de tierra de Oyó y ejerce como preventivo y eficaz custodio contra las trampas y engaños. En el momento de la firma de documentos es invocado.
  26. Eshu Agongo Ogó: También llamado Elegbara es un Elegguá con un nudoso garrote, que le sirve para ayudarse a caminar y el cual utiliza también para atacar o defenderse de los enemigos. Cuando se invoca a este Elegguá en particular, dentro de la cazuela se le pone una varita nudosa de guayaba.
  27. Eshu Agongo Oló Oná: Es dueño de los caminos, en ellos señorea y es capaz de abrirlos para sus protegidos y cerrarlos o hacerlos confusos para sus enemigos. Puede proteger en ellos y es quien recibe las ofrendas que se dejan en los caminos.
  28. Eshu Agó Weyé: El Olúo que haga este Eshu tiene que darle de comer a Shangó y hacerse Oparaldo. Su signo es Oggunda Lení.
  29. Eshu Agriyelú: Es hijo de Nanú y Olofi, donde Nanú, por tenerlo, se abrió el vientre con una espina de aroma y Olofi creyéndola enferma, la desterró a la tierra Odé Nila. Allí vive entre alacranes machos a la orilla del río. Este Elegguá vivió en un muñeco de dos cuerpos adosados que se tallan en un palo de aroma. Nace en Osa Lofobeyó.
  30. Eshu Ajanú: Vive con Ochosi y nace en el signo Oche Kana.
  31. Eshu Ajatorinillo: Va montado en una piedra de Oshún y nace en el signo Oche Niwo.
  32. Eshu Ajueleyo: Es un Monstruo que vive en el azadón donde recibe las ofrendas. Habla en el signo Baba Eyiogbe.
  33. Eshu Akadere: Vive sobre la casa, es de origen Arará, va en tinaja junto a Elegbara y lleva dos manos de caracoles. Nace en el signo Irete Filí.
  34. Eshu Akanadrede: Es un Elegguá femenino aunque de él también se dice que es homosexual.
  35. Eshu Akeré Mewé: Vive en la sabana, es la rana y el custodio de los secretos de Oro. Trabaja con Achikuelú, se hace de masa y se forra con 101 caracoles. Nace en el signo Irete Yero.
  36. Eshu Akéru: Es un mandadero, un transportador (que lleva y trae). Su característica es ser mediador, intermediario o mensajero de noticias de los muertos en las misas espirituales.
  37. Eshu Akesan: Es un Elegguá del reino de Oyó y tiene dos caras de serpiente. Se lava con empella de cerdo y nace en el signo Otrupon Nao.
  38. Eshu Akileyo: Proviene de la tierra de Oyó y es un chiquillo pedigüeño, alborotador, revoltoso, pícaro y belicoso, considerado el más pícaro y revoltoso.
  39. Eshu Akokelebiyu: Es muy peligroso, por lo que hay que atenderlo muy bien, ya que si se disgusta, puede traer a la policía a la casa. Nace en el signo Irete Intelú.
  40. Eshu Akokorobiya ó Akokoriye: Es de nación mina y muy aficionado a jugar con trompos, bolas y a fumar cigarrillos y al deleite de los vicios. De genio inquieto y divertido, siempre está dispuesto a hacer alguna travesura.
  41. Eshu Akomeyó: Lleva una corona hecha con una cadena y 8 llaves.
  42. Eshu Alaaru: Funciona como mensajero y portero.
  43. Eshu Alabona: Se le hacen dos caras. Es familia de Alagwana y habla en el signo Oyekún Biká.
  44. Eshu Alá Akomako (Eshu Mako): Le gusta esconder las cosas por maldad y como buen ladrón, prefiere recibir ofrendas robadas. También castiga con el fuego.
  45. Eshu Alá Ayiki, Bara Aláyikí Agagá: Se llama Ayikí o Alayikí para significar que come mucho. Es de la tierra de Oyo y también trabaja para Ifá. Lo describen como un niño rumbero, revoltoso, de apetito voraz y muy adicto al aguardiente. Este Alayikí representa lo inesperado, lo imponderable; también es el engaño y el disimulo traicionero, de ahí su mote de “aquel que nadie sabe como empieza ni como acaba las cosas”. Según cuenta una historia de Ifá, cierta vez embarcó a Osún, su amigo, cuando lo hizo aparecer como culpable del robo de un chivo; así actuó Alayikí, astutamente y sin escrúpulos, para saciar su incesante glotonería. Nace en el signo Oggunda Iroso y también en Iroso Umbo.
  46. Eshu Alágbana, Alágbawánna, Bara Alágwana, Obanigwana, Obanigwan: Este Eshu es el jefe de los Muertos, a quienes dirige con un látigo. Representa el infortunio y la desesperanza y castiga a los burlones, así como a los impíos e irresponsables. En general, origina todo tipo de desgracias, siniestros dolencias, penas y reveses, suicidios por fuego e incluso, picadas ponzoñosas y los accidentes. Habita en la soledad de los parajes oscuros e inhóspitos del bosque y le gusta salir a caminar y apostarse en las encrucijadas, donde mata con fuego o con un cuchillo provocando hemorragias incontenibles. Le pertenecen las ratas y los bibijagüeros y utiliza muchos palos y bejucos mágicos del monte. Mantiene un trato continuo con los muertos, los espíritus del otro mundo, sombra de los muertos y con la hechicería. Este Eshu adulto y solitario fue el que ayudó a Babalú Ayé cuando fue castigado por Obatalá, ya que quería difundir la viruela. Entonces procuró dos perros y lo llevó con Shangó y Orula.
  47. Eshu Alaguanilegbe: Es de masa y habla en el signo Otura Osa.
  48. Eshu Alaí Boddé: Es un Elegguá de Oddúa mensajero de Dios.
  49. Eshu Aláketu: Es un Elegguá rey de Ketu que usa collar de cuentas negras y blancas. Va en caracol cobo en posición horizontal o en un bastón hecho de cedro que lleva la carga en la vuelta de la empuñadura. Habla en el signo Ojuani Alakentu.
  50. Eshu Alá Lu Banché: Es dueño y señor de todo lo que se va a hacer, de las situaciones y de los pasos, ya sean Dioses o simples mortales. Tiene el ashé de Oloddumare para salvar o volver las cosas al revés; por eso es el primero a quien se agasaja en toda ceremonia. Actúa como mensajero divino de la danza.
  51. Eshu Alá Le Ilú: Es un viejo sabio, el nombre en sí mismo es un título de honor que ostenta en ciudades y pueblos. Tiene la capacidad de ser un adivino y protector de gran jerarquía. Viste un pantalón listado, rojo y negro, guayabera blanca y sombrero de yarey, se monta en un muñeco de cedro y habla en el signo Ogbe Tuá.
  52. Eshu Alá mi Bara: Vive en un muñeco de cedro de dos caras y su carga la lleva en el estómago. Habla en el signo Ogbe Tuá. Le gusta el río.
  53. Eshu Alaroyé o Laroyé: Vive en la puerta, a la entrada de la casa, en una cazuela de barro. Le agrada comer dulces y otras chucherías. Es amante del baile; del dinero que se le ofrenda, ya sea en monedas o caracoles, y de fumar y beber Otí chequeté (Licor de maíz). Es muy burlón, malicioso y malcriado, protege como custodio a Oshún y anda mucho con Oggún y Ochosi porque es guerrero. Es chiquito, a menudo se le puede encontrar en la orilla de los ríos y se le representa en una piedra porosa. También trabaja para Ifá y entonces lleva una flecha de metal en la frente, como Agbanukué y Biba Kikeño. Para apaciguarlo y afamarlo, porque así no trastorna, se le saluda diciéndole Alaroyé (gran hablador), que viene de Alá Aroyé (dueño de las disputas, de la discordia) y Aroyé (debate, controversia, locuidad). Lo ve todo lo sabe todo y por eso advierte sobre los peligros y las enfermedades, además de aconsejar como manejar los negocios favorablemente. Se cuenta que una vez salvó la vida de Orula. Come gallos, ñeques y ratones. Habla en el signo Ogbe Ate.
  54. Eshu Alaroyé Akókelebiyú: Es el nombre de un Elegguá niño, muy maldito y rencoroso, que cuando se irrita con el dueño de la casa, provoca que venga a policía. Es de tierra mina y se le ponen bolas y trompos. Fuma cigarros.
  55. Eshu Alaroyé Kío, Laroyé Inkío, Kié: Tiene una sola pierna y los danzantes, en su honor, le bailan saltando en un solo pie y girando como remolino.
  56. Eshu Alawata: Habla en el signo Ofún Dí.
  57. Eshu Alayé: Va en un coco grande y nace en el signo Oché Bile.
  58. Eshu Alayibere Yeyé Layiboré: Es la Madre de Elegguá. Lleva careta.
  59. Eshu Aletán: Se cubre con pelo blanco, no le puede dar el sol y es muy fino. Nace en el signo Ogunda Keté.
  60. Eshu Alimú: De tierra Arará, trabaja con Babalú Ayé y en otros caminos con Oyá tiene forma de cabeza, va tallado en majagua y sus ojos son caracoles. Nace en el signo Osa Rete.
  61. Eshu Aloba: Vive en la loma.
  62. Eshu Alomana: Es de origen Arará y se monta en un muñeco tente en pie de madera. Nace en el signo Irete Paure.
  63. Eshu Aloná, Alonna: Es un Echu enigmático que azota con el fuego y tiene un trato continuo con los muertos.
  64. Eshu Alowana: Es de Origen Arará, muy poderoso y uno de los más viejos. Vive con Segbo Lisa y su piedra hay que buscarla en el monte con un pito de calabaza. Nace en el signo Irete Unfá.
  65. Eshu Alufama: Nace en el signo Oddí Roso y se le pone curujey.
  66. Eshu Alusí: Es de intenciones malignas y muy travieso y perjudicial, pues ocasiona desgracias y calamidades.
  67. Eshu Añaguí, Añagí Oñangui, Oñankiloddó: Tiene la particularidad de haber sido asociado con el nacimiento de Elegguá. Tiene tres caminos y en uno de ellos aparece con dos caras. Es un Dios de la sabiduría, vive dentro de un coco y asegura la prosperidad y la fertilidad, ya que posee el poder de la renovación de la vida. Se le reconoce la paternidad de Elegguá, junto con Eshu Alayí Ibere Yeyé, que es la madre, el comienzo o el génesis. Ambos comen palomas en otro camino se manifiesta como la madre de Elegguá porque, según la historia de sus relaciones con Eshu Okú Boró (que era Obbá de una tribu Yoruba) concibe un hijo, el príncipe Elegbara. Añaguí es muy aguerrida y cuando se enoja es tan furiosa como una tempestad. Sabe curar con las plantas, todo lo descubre y como es tan pequeña, se traslada montándose en los remolinos. Vive en los bosques, pero también cuida la entrada de la sabana como Añá Bí Ladé. Lleva ciento un cauríes, lavados previamente en omiero. Por otro camino, llamado Eshu Ñangui (Yangí), es venerado en piedra laterítica. Se dice que es el padre de todos los Eshu, ya que según la antigua leyenda, fue cortado en doscientos pedazos por Orúnmila Ni Agbomiregún, el cual utilizó una espada para castigarlo por su terrible voracidad. Estos pedazos se convirtieron en doscientos Eshu y luego se duplicaron. Añaguí otorga el sustento, la victoria y la firmeza de Ifá. Por su mayor jerarquía en la legión de los Eshu, es Añaguí quien gobierna, organizando y distribuyendo las funciones de los demás (que así reciben distintos nombres). Es el guardián de la puerta del cementerio. Habla en el signo Oyekún Otura, Okana Sa.
  68. Eshu Añaguí Olokum: Vive en el agua, debajo de los arrecifes. Se monta en una piedra porosa y habla en el signo Ofún Wori.
  69. Eshu Ará Idí: De tierra Arará, trabaja con Oshún y se le relaciona con los Ibeyis.
  70. Eshu Araí Lele, Araí Loli: Son los nombres de un Eshu Andariego, curioso y temible, trastornador cuando asume la forma de un perro vagabundo.
  71. Eshu Arayeyí: Es el portero de Orula y el protector de Ochún. Vive y come en la entrada de las casas, es celoso guardián, pero se vuelve mentiroso y enredador cuando no se tiene en cuenta, o si no se le atiende como se merece. Se le conoce también como portero de Olofi.
  72. Eshu Arere Obí Oké: Por este camino se le sincretiza con la imagen del niño Jesús que San Antonio Padua sostiene en los brazos. Es Arere (título de gran Honor), es el poder, es el hijo de Dios: el mensajero de Oloddumare. Este Eshu, guía, mago y adivino, bajó de la montaña sagrada (Oke) para ayudar a la humanidad. Vive con Oggún y habla en el signo Ogbe Wanle.
  73. Eshu Aridiyí: Cuando aparece causa terror y espanto.
  74. Eshu Arinika: Es de la tierra de Ibeyú. Se le representa por un muñeco de cedro y se utiliza para hacer el mal.
  75. Eshu Ariwó: Vive en un muñeco tallado con madera de jagüey. Habla en el signo Oggunda Dí.
  76. Eshu Aroni: Por este camino es curandero y mago, pero muy violento. Señorea en los bosques donde ejerce la medicina, ya que conoce todos los secretos de Osaín. Entre sus funciones está traerle el fuego a Oggún. Se le describe como un enano con cabeza perruna; tiene una sola pata y un brazo, más una larga cola peluda que termina en una bola. Se dice que instruye a la gente valiente en la magia y en el poder de las plantas, y que luego ofrece un pelo de su propia cola como prueba. Este Eshu inspira terror a los cobardes.
  77. Eshu Aronika: Es el guardián de Olofi en la tierra Iyebú. De constitución fuerte, se representa por un muñeco tallado en el tronco de una mata de guacamaya francesa. Van sobre una base de madera y nace en el signo Otura Dí.
  78. Eshu Aropiú: Vive con Olokum. Consta de un muñeco que se talla en madera de cedro y se le carga la cabeza. Habla en el signo Okana Sa.
  79. Eshu Arudán: Es el que crea y va tallado en un palo de guayacán: Nace en el signo Oche Sa.
  80. Eshu Arufin: Es el que sacrifica. Compañero de oro, habla en el signo Ojuani Bosá.
  81. Eshu Atashó: Es de origen Dahomeyano. Se hace de masa y habla en el signo Oddí Trupón.
  82. Eshu Atalú: Es una culebra.
  83. Eshu Awá la Boma: Bajó con el lucero a la ceiba.
  84. Eshu Awálonké: Es adulto y muertero.
  85. Eshu Awere: Tiene su casa en las lomas y laderas de las montañas y está consagrado a Obatalá.
  86. Eshu Awó Bará: Es un adivino de la tierra de Oyo. Hace de guardián en las casas del Babalawo, por lo que se le considera sostén y reafirmación de Ifá.
  87. Eshu Awoikogusi: Vino a la tierra de Olúo Popó. Habla en el signo Obbara Tura.
  88. Eshu Ayankolo: Vive en la loma y también fuera de la casa. Es destructor y nace en el signo Otrupon Ñao.
  89. Eshu Ayé: Lleva 101 cauríes. También se le llama Ayé Bele Bure y Ayé Burele.
  90. Eshu Ayéntolú: Es un caracol cobo sin base y va cargado con los elementos fundamentales de Elegguá. Nace en el signo Oché Omolú.
  91. Eshu Ayerú: Es servidor y guardián de Ifá. El Babalawo con Ayerú y Osaín está bien firme, pues ambos son la garantía de su trabajo y no hay ningún peligro que temer.
  92. Eshu Ayé Yelú: Es la madre de todos los Elegguá y su padre es Añaguí. Lleva 42 caracoles y habla en el signo Ofún Juani.
  93. Eshu Babikikeno: Vive al lado de la laguna, come comidas cocinadas y habla en el signo Oggunda Leni.
  94. Eshu Bankeó: Vive al pie de una mata de ateré y es un bastón hecho de la raíz de esa planta. Nace en el signo Osa Kuleya.
  95. Eshu Barabo: Lleva una piedra porosa y habla en el signo Ojuani Bosá.
  96. Eshu Baraiñé, Okú Bara Iñe: Es un Echu adulto muy ligado a Echu Bí, que nace en Obbara Meyi. Protege mucho a sus hijos, es amigo y mensajero de Shangó.
  97. Eshu Baraqueño: Es muy travieso y todo lo trastorna y confunde. Es el más pequeño de todos los Eshu. Habita en el monte y se esconde entre los matorrales.
  98. Eshu Bara Ala Asuayó, Lasuayó: Es el Elegguá delantero, dueño de la puerta o entrada de la casa.
  99. Eshu Barakikeñerí: Es un camino de Elegguá.
  100. Eshu Baralanugbé: Es el solitario y terrible Eshu Arará que castiga con el fuego. Trabaja con el alba y las estrellas.
  101. Eshu Baralayikú: Proviene de tierra de Oyó. Colabora en el traslado de los muertos cuando anda con Babalú Ayé y también oficia como portero de Orula. Vive en la entrada de las casas y si no se le agasaja y alimenta como merece, castiga enredando la suerte y originando percances y tragedias.
  102. Eshu Barakikeño, Gúaga Barakikeño: Es un Elegguá niño con acción dañina y pérfida. (Obbarakikeño). Vive en un nido en el monte, entre los matorrales y mide tres pulgadas de alto.
  103. Eshu Baraiño: Anda con Changó.
  104. Eshu Baraña: Es el tamborero. Lleva tres tambores Batá vive junto a Shangó y habla en Obbara Sá.
  105. Eshu Ba Ti Eyé, Batiyé, Batioyé, Batiele: Es el que vence de cualquier modo hasta acabar con todos los daños. Logra sus propósitos.
  106. Eshu Beddún Bela: Es una advocación de Elegguá que tiene dos caras: Una blanca u otra negra, como el día y la noche.
  107. Eshu Beleké, Belenké, Bereké: Es de tierra Lucumi y se le representa por un niño travieso muy hábil y excelente guardián. Gran conocedor de hierbas y remedios, le gusta ser un correveidile, se mete en todo, es embustero y se vuelve muy peligroso cuando se encela (no se debe tener en las casas donde hay niños). Ha sido comparado con el Niño de Atocha (Iborí Weno) o el buen pastor. Usa una Güira mágica (de las que van en la cintura) como amuleto. Habla en el signo Ogbe Tuá.
  108. Eshu Bi Biribí: Le llaman el rey de las maldades, el jefe de los Ibeyis. Vive en las esquinas de las calles y en el monte. Es pendenciero y malvado y provoca todo tipo de accidentes. Habla en el signo Ika Meyi.
  109. Elegguá Biawooná: Es una imagen de Elegguá hecha de madera.
  110. Eshu Babikikeño, Kikañaó: Trabaja con Orula y con Oshosi. Lleva una flecha metálica en la frente, símbolo de su unión con Ifá.
  111. Eshu Baragaggalúo: Es el pájaro mensajero de Orula.
  112. Eshu Bobe: Es guardián de los muertos. Se fabrica sobre un espejo y habla en el signo Oyekún Meyi.
  113. Eshu Bodo: Guardián de Oggún.
  114. Eshu Bragada: Se cubre con penca de guano.
  115. Eshu Cotero o Katero: Se hace de masa y habla en el signo Ogbe Sá.
  116. Eshu Chiguidí, Chugudú: Se le representa en un cono hecho de barro decorado con cauríes. Envía el sueño maléfico (castigo de las pesadillas) y trabaja con Ifá. Se emplea para aprovechar sus acciones perversas, porque es muy vengativo. En tierra Yoruba los comerciantes y los ricos protegen sus riquezas y tesoros con la ayuda del guardián Chiguidí, el cual se prepara abriendo un hueco en el suelo y luego ofrendándole un sacrificio de animales de manera que la sangre ruede por dentro del mismo. Después se le va construyendo encima un cono de arcilla roja y se le pone delante un plato o cazuela donde recibirá periódicamente ofrendas y sacrificios. Cuando el lugar está bajo el resguardo de Chiguidí, matará a cualquiera que intente saquearlo. También se le representa por una figura grotesca, con el pecho ancho y la cabeza pequeña. Este Chiguidí, el vengador, mata comprimiéndoles el tórax a sus víctimas cuando están durmiendo y así las ahoga con las rodillas. Pero si la persona está bien protegida y su ángel guardián la despierta, entonces Chiguidí desaparece. Por eso, quien lo envió tiene que permanecer en vela hasta que él cumpla su misión, de lo contrario, es decir, si lo encuentra dormido cuando regrese, también lo ejecutará.
  117. Eshu Chikua bú, Achicuagbú: Es de la tierra de Oyo y lo mismo crea que acaba con el mundo. Es el principio del mundo. Come perros y se le llama con el oro (o zumbador), que es un pez tallado en madera y sujeto a un cordel para hacerlo girar batiéndolo contra el aire.
  118. Eshu Chinkí: El que es rápido.
  119. Eshu Daguese: Se le representa por un caracol cobo.
  120. Eshu De: Camino Arará. Acompaña a Olúo Popó en el carretón para buscar los muertos. Habla en el signo Oddí Fumbó.
  121. Eshu Dexe: Vive en una freidora, metida en una canasta y se le hace un frontil de piel de leopardo con 21 caracoles, nace en el signo Osa Juani.
  122. Eshu Doke: Vive en canasta.
  123. Eshu Ebelakenú: Es un muñeco de cedro y habla en el signo Iwori Oggunda.
  124. Eshu Eborikeke: Por este camino es un Elegguá niño.
  125. Eshu Echeniké, Echeriké: Anda con Osaín y fuma en una cachimba rellena con hierbas aromáticas.
  126. Eshu Efisa: Es de tierra carabalí. Se dice que trabaja con los muertos. Habla en el signo Otura Adoki.
  127. Eshu Egbayilá: Es el que salva. Nace en Okana-Wori y en su carga lleva 9 clases de metales: oro, plata o platino, cobre, hierro, estaño, plomo, zinc, aluminio y azogue. También se le añade manteca de culebra, manteca de corojo, una aguja y cuatro alfileres. Lleva arena y agua de río y mar, tierra de cementerio y del campo y fragmentos de los palos vencedor, amansa guapo, abre caminos, espanta muertos, tumba tumba y yo puedo más que tú. Otros ingredientes que se le incorporan son la cascarilla, granos de maíz tostado, ñeque, pescado y polvo de buey chivo, pájaro, espuelas de gallo, pólvora y precipitado rojo.
  128. Eshu Egbelukeño: Anda con Alagwana.
  129. Eshu Egbére Kikeño, Kinkeñe: Es un Elegguá niño, pequeñín, pero muy maldito. Sale de noche a vagar por el monte. (Egbé significa torbellino).
  130. Eshu Ejó: Es hermano gemelo de Laroyé. Se monta en un muñeco de sabicú y habla en el signo de Otura Rete.
  131. Eshu Ekileyo: Procede del reino de Oyó y llegó hasta la tierra sagrada de Ifé. Es sabio, gran adivino y protector de las personas que buscan el conocimiento. Lleva cabeza de lechuza, de culebra, de ratón, de tortuga, dientes de chivo, y de perro, ojos de gallo, plumas de buitre, tres corales, óxido de hierro, una moneda de plata, aserrín de oro, coco, aguardiente y miel, tierra negra y tierra roja, almagre, erún (Polvo secreto), buitre y coco.
  132. Eshu Elú, Eluama, Eluásama: Solo se emplea para hacer daño porque es muy brujo. No se lava en omiero y se guarda ocultándolo de la vista, bajo un molde cónico de barro (horma antiguamente utilizada en los ingenios para solidificar el azúcar). Se hace con hierba de pastillo, pescado ahumado, cola de alacrán, cabeza de culebra y tierra de los caminos y de cuevas de 21 bibijagüas. “No se le mira sino cuando se le da de comer”. Nace en el signo Okana Meyi.
  133. Eshu Elufé: Es un viejo de lo más fino. Su cara se esculpe en una tosca piedra que representa su cabeza y se le talla un cuello ancho o base que lo mantenga firmemente vertical dentro de una fuente de barro. Se lava en omiero hecho con abre camino, paraíso, pata de gallina, yerba fina, helecho macho, mejorana, mastuerzo, romero, ítamo real, meloncillo, piñón criollo, albahaca mondonguera, grama de caballo, espartillo, curujey, jagüey, yerba mora, guanina, yerba hedionda, lengua de vaca, cardo santo y yamao. Vive retirado en el patio y nunca en la casa (lejos del olor de las mujeres). Ante él es preciso conducirse con devoción y respeto y cerca de él no deben ocurrir actos deshonestos, ni proferirse malas palabras, porque es severamente puritano. Elufé nunca tuvo mujer y tiene Kanchila, es decir está quebrado (los testículos le llegan a la rodilla). A este viejo se le ponía rapé. Habla en el signo Okana Logbe.
  134. Eshu Eré: Se le representa por una estatuilla de madera o de barro que tiene dos caras.
  135. Eshu Iléñi: Vive en la entrada de las casas y es el que detiene todos los daños.
  136. Eshu Ewé: Por este camino es un Eshu de la sabana, cercano al monte de Oggún y muy antiguo. Tanto su piedra como su figura o muñeco, son de gran tamaño. Es un Elegguá de muy antiguo y del campo que hoy escasea mucho.
  137. Eshu Guirileyú: Es la cabeza del mundo y la vida de los pueblos. Lleva una güira en la mano y su figura se hace con palo de aroma. En este camino de Elegguá se deberá poner un muñeco aparte (o agguona) delante de ese Eshu. Este come palomas, pero solo se le debe dar una, que equivale a las 101 palomas que Olofi sacrificó. El total de las palomas solamente se ofrenda en caso de enfermedad u otras circunstancias de gravedad. Dice la leyenda, que al principio, luego de la creación del universo, Olofi reunió a los sabios del cielo para que ayudaran en el surgimiento de la vida y nacieran los pueblos sobre la faz de la tierra. Pero cada cual pensaba que lo hecho hasta ese momento, estaba bien y no le hacía falta hacer más nada. Así surgieron muchos obstáculos para ejecutar la buena obra que Olofi se proponía. Entonces ocurrió, que cuando los sabios y el propio Olofi pensaban que rea imposible hacerla, la aparición de un espíritu llamado Guirileyú, le dijo a Olofi: Es necesario que, para llevar a cabo esa grandiosa obra, sacrifiques 101 palomas como ebbó. Con su sangre se purificarán las diversas anormalidades que perturban la voluntad de los espíritus buenos. Olofi, al escucharlo, se estremeció porque la vida de las palomas está muy vinculada a la de él y a la de Oloddumare. Cuando finalmente se logró todo lo que Olofi quería, convocó a ese gran espíritu Guirileyú y le dijo: “Mucho me has ayudado y bendigo tus actos por los siglos de los siglos. Siempre serás reconocido. Alabado seas Guirileyú”.
  138. Eshu Ibanlá: Se cubre con una jícara y habla en el signo Oggunda Keté.
  139. Eshu Iborigüeno: Es el niño de Atocha. También se dice que es un Elegguá gemelo que lleva dos cuchillas y tiene una sola cara.
  140. Eshu Idema: Lleva una carga con marfil, coral, azabache y habla en el signo Oddí Meyi.
  141. Eshu Ilaré: Fue quien siguió a Osaín en la tierra y nace en el signo Oche Niwo.
  142. Eshu Ileloya: Vive en la plaza. Vea Eshu Ka Oloyá.
  143. Eshu Ilelú: Vive en un muñeco de dos cabezas. Lleva garabato de yamao y otro de abre camino. Nace en el signo Oggunda Oche.
  144. Eshu Imalé, Malé: Es un Eshu que Orúnmila Ni Agbomiregún le dio a Orula. Este Echu le mostró, acompañado de un mono, la palmera que crece en el jardín de Orungán (el sol de las doce del día) y que da las semillas o nueces de adivinar (Obí Kolá). Con ellas se obtienen los distintos oddún que recitan los Babalawos.
  145. Eshu Iná: Trabaja con la candela.
  146. Eshu Itokí: Vino al mundo con Naná Burukú y habla en el signo Oyekun Wori.
  147. Eshu Iyelú, Yelú, Osá lo Fobeyó: Nace en el signo de Ifá Osa Lo Fobeyó y en Oggunda Biode. Es el Elegguá de los Alufá. Vive en el cielo y la atmósfera y es el mensajero de Olofi.
  148. Eshu Jacuma: Pertenece a los grandes bokonos del Dahomey, y es el encargado de cuidar la casa de los sabios, permitiendo y supervisando la entrada a la casa de estos y recogiendo los rastros de los enemigos y los espíritus malignos. Va en un muñeco de dos cuerpos adosados cuya cabeza se barrena para cargarlo. Al montarlo se le dedican 7 cantos de Osaín y tres de Elegguá. Se le ponen tres pitos y una cachimba y nace en el signo Ofún Yeku.
  149. Eshu Jano: Es de cedro, lleva sombrero de yarey y garabato de palo de yamao en la mano izquierda, come de frente y de espalda y se viste de negro, con una camisa mitad negra y mitad blanca.
  150. Eshu Jokoni: Es de origen Arará y guarda el secreto de los tambores, especialmente el de Nunufó. Habla en el signo Oddí Oggunda.
  151. Eshu Kaika: Vive en un muñeco de palo ramón y habla en el signo Iroso Yeku.
  152. Eshu Kakará-Kakará: Se prepara en un caracol o concha marina.
  153. Eshu Kakesa: Tiene dos caras y le gusta que lo limpien con empella de cerdo.
  154. Eshu Kakugbo: Es de la tierra de Oyó, habla por las conchas, vive en las orillas del mar y trabaja con la arena. También se llama Osú Kakugwó.
  155. Eshu Ka Oloyá, Koloyá, Ilé-Oloyá: Es un protector de las plazas o mercados y de los comerciantes.
  156. Eshu Karuwó: Vive en un garabato de guayabo al que se le deja un fragmento largo en el callado y en él se talla un muñeco que se barrena a lo largo y se carga. Nace en el signo Ofún Wori.
  157. Eshu Kekeno: De procedencia Arará, trabaja con Babalú Ayé. Es muy viejo y encorvado, vive dentro de los remolinos y polvaredas y nace en el signo Oche Yeku.
  158. Eshu Kekite: Es de la tierra iyebú y come perro junto con Oggún en las desviaciones de las líneas férreas. Habla en el signo Okana Sodde.
  159. Eshu Keti: De procedencia Arará, también trabaja con Babalú Ayé.
  160. Eshu Kinkeyé: Es el nombre de un Elegguá niño.
  161. Eshu Koima: Se hace de masa y nace en el signo Osa Uré.
  162. Eshu Kolofó: Es el malo, el perverso Eshu.
  163. Eshu Labolarinde: Lleva en la parte superior 18 caracoles, 3 ojos y boca. Su corona tiene siete agujas. Habla en el signo Oggunda Masa.
  164. Eshu La Boni: Mensajero de Oshún, está siempre atento, escuchándolo todo. Es muy hablador y su piedra es una china pelona. Come tortuga. Nace en el signo Ofún Nagbe.
  165. Eshu Ladé Akongó Riye: Vive metido en las raíces del jagüey y a la orilla del río. Nace en el signo Irete Lazo.
  166. Eshu Lalú: Es el de los cuatro caminos.
  167. Eshu Okirioke: Vive en la ceiba.
  168. Eshu Laluokirioko: Vive en Aragba, es el centinela de Iroko y habla en Ojuani Che.
  169. Eshu Lameta: Se hace de masa y nace en el signo Iwori Koso.
  170. Eshu Lamulamubatá: Es custodio de los tambores y zapatero. Se le ponen 7 zapatos. Nace en Edibre.
  171. Eshu Laroke: Vive en la loma y se viste de azul.
  172. Eshu Larufa: Es hijo de Ikú e Inle, tiene dos cuerpos (masculino y femenino) su collar tiene cuentas blancas, rojas y negras con caracoles y habla en el signo Oyekún Bedura.
  173. Eshu Lashe: Se monta en un caracol cobo y habla en el signo Oché Turá.
  174. Eshu La To Opá: Su figura se talla en madera. Dice la historia que tres amigos estaban en una situación económica difícil, por lo que decidieron consultar a Ifá. Este les dijo que procurasen encontrar cada uno un muñeco, pues en esto consistiría su salvación. Enseguida los tres hombres se marcharon y uno de ellos, cuando entró a un poblado, se robó una imagen y le comunicó a los demás su partida para llegar primero al pie de Orula. El segundo amigo permaneció despreocupado, ya que no tenía interés en lo advertido por Ifá. Pero el tercero se fue por un camino desde donde pudo ver un majestuoso árbol que le impresionó gratamente. Fue hasta él, le cortó una gruesa rama y con la punta del cuchillo talló el madero verde hasta conformar tres imágenes. Complacido con su obra, se dirigió a lacasa de Orula y éste, al verlo, le dijo: “Ese es tu Elegguá, tu guía, el bastón de Olofi. Y tú eres el mejor porque sin robar hiciste las tres figuras indicadas”. “TO IBAN ESHU”.
  175. Eshu Lawona: El que aparece en todas partes, azotando y abatiendo.
  176. Eshu Layé Obaranké: Es el del caracol.
  177. Eshu Layí Borí: Es una piedra que se siembra en una malanga y se le pone encima un palo de mangle forrado con 101 caracoles. Nace en el signo Otrupon Birete.
  178. Eshu Leyiboré: Es la iña de Elegguá y lleva careta.
  179. Eshu Lode: Habla en el signo Otura Roso.
  180. Eshu Lona: Se monta en una piedra porosa y habla en Oyekún Bira.
  181. Eshu Lonkokiki: Familia de los Alayikí. Come y vive en los quicios de las puertas.
  182. Eshu Luyi: Se prepara en un caracol de mar.
  183. Eshu Makó: Es un Echu pequeñín hecho en un Ayé. (Caracol de forma alargada diferente al caurí del diloggun, que el consultante guarda en su mano mientras el Babalocha o Iyalocha derrama los caracoles en el petate).
  184. Eshu Makenú: De tierra arará, es compañero de Echu Afrá.
  185. Eshu Marimayé: Es uno de los más antiguos caminos de Elegguá y posee la llave del cementerio, donde reside como portero. También da origen a otra legión de Echu. En su confección lleva cabeza de ratón y se usa para hacer daño. Come cualquier cosa sin hacer selección. Habla en el signo Oyekún Otrupon.
  186. Eshu Masankío: Habla en el signo Oggunda Leni.
  187. Eshu Mawanilelé Orun: Vive en la orilla del mar. Se hace de masa y se forra de 14 caracoles. Habla en el signo Ojuani Tanshelá.
  188. Eshu Merin Ba Ayé, Merin La Aiyé: es el dueño de los caminos y aparece esculpido en el tablero de adivinación de Ifá, desde donde vigila todo lo que sucede en el mundo. Tiene además cuatro bocas y cuatro ojos.
  189. Eshu Nanke o Nangue: Se monta en una piedra porosa y nace en el signo Oché Lazo.
  190. Eshu Narará: Se forra con conchas de mar.
  191. Eshu Nikiniki: Es el pájaro mayito, se hace de masa y habla en el signo Iwori Koso.
  192. Eshu Obá Keré, Obá Kekeré: Es el rey más joven. Se talla en madera, lleva corona de piel de chivo y 21 caracoles. Nace en el signo Ogbe Tua.
  193. Eshu Obaniwana: Es el rey de los muertos.
  194. Eshu Obansí Layé: Acompaña a Oddúa, vive dentro de una jícara y se monta en un caracol cobo que lleva una mano de caracoles externos. Habla en el signo Baba Eyiogbe.
  195. Eshu Obaralaketú: Acompaña a Changó.
  196. Eshu Obasin: Es el compañero de Oddúa en la fundación de Ilé Ifé (Ciudad sagrada de los Yoruba) y también el asistente de Orula.
  197. Eshu Obayila: Habla en el signo Okana Wori.
  198. Eshu Obina: Este Elegguá es de tierra carabalí-ekoi. Dicen que acompaña a Orula a sacar del paso al espíritu del íreme Akurumina Ataré Engongo Iyá. Nace en el signo Otura Ofún.
  199. Eshu Obiwé: Se hace de bronce con cabeza desmontable y lleva un bastón, todo puesto sobre pecho de tortuga. Habla en el signo Ogbe Wanle.
  200. Eshu Oddémasa, Oddémora: Es un Echu muy voluble: “Hoy te ayuda, mañana te castiga” Actúa en el momento preciso, ya sea para bien o para mal.
  201. Eshu Oddé Mata: Reside fuera de la casa y anda por el bosque y la sabana en compañía de Ochosi.
  202. Eshu Odubule: Trabaja con Ifá. Este es un Echu bifronte que se talla en madera de cedro y se viste con una camisa que es roja por un lado y negra por el otro. Puede llevar pantalón rojo, sombreo o un garabato, o dejarse desnudo. Recibe las ofrendas dobles, de frente y de espalda. Habla en el signo Ofún Fundá.
  203. Eshu Ogomeyo: Lleva corona hecha de una cadena con 8 llaves
  204. Eshu Ogwuani Lelé Alaroyé: Es un Eshu adulto, muy astuto, cruel, andariego e inseparable de Oggún, para el cual trabaja. Se aposta en las esquinas de las calles y en los caminos. Mata provocando las riñas, las grandes tragedias, los accidentes y las catástrofes. Otras veces se conforma con matar un perro para beber sangre fresca, cuando Oggún y él tienen hambre.
  205. Eshu Ogwuani Logbo: Provoca accidentes.
  206. Eshu Ogwiri Elú (Ogguiri): Es un Eshu de nación arará, travieso, pero muy brujo y misterioso, que fue criado por Obatalá Ayágguna.
  207. Eshu Oká: Su carga de masa tiene los siguientes signos: Otura Che, Oggunda Masa y Oché Turá.
  208. Eshu Okaddá: Vive en los basureros, donde se alimenta de sobras. Allí cuando sale ese camino, van a parar algunos ebbó.
  209. Eshu Okokoyé Biyé: Nace en el reino de Oyó, pero se cría en tierra mina, porque su madre Oyá lo botó. Es adulto.
  210. Eshu Okongo: Vive sobre la tierra del cementerio y cuando va a comer, lo hace sobre la misma. Nace en el signo Irete Intelú.
  211. Eshu Okuandé: Vive en la tinaja a la orilla del río es de tierra Egbadó y custodio de los tambores de Olokum. Nace en el signo Osa Wori.
  212. Eshu Okú Boro: Es Rey y padre de Elegbara. Es el que mata rápido, inmediatamente este viejo tiene poder sobre la vida y la muerte. Habla en el signo Okana Gío.
  213. Eshu Olanki (Olonki): Es de tierra mina. Se le considera un niño que acompaña en sus travesuras a Echu Akokorobiya y Osika. Es hermano de Orayoyi.
  214. Eshu Oló Kako Alagadá: A este camino le llaman El que tuerce la suerte porquees un tremendo enredador.
  215. Eshu Olorum Geyimbó: Es el guardián de los secretos de Olofi. Su signo es Oggunda Bede.
  216. Eshu Oloyó: Es una piedra a la que se le pregunta el camino. Habla en el signo Otura Oggunda.
  217. Eshu Onibaraqueño: Vive al lado de la mata de Meloncillo.
  218. Eshu Oní Boddé: Como portero, se coloca fuera de la casa para cuidar su acceso. También trabaja como guardián de la entrada del pueblo o ciudad. Este Eshu porta flechas y dos llaves. Su figura se moldea en cemento o barro, de cuerpo entero, pero sentado. Tiene 17 cauríes incrustados en la cabeza y otros cuatro para marcar los ojos y oídos. Usa uncollar de cuentas anudado al cuello. Pertenece a Obatalá y se entrega cuando se recibe Oddúa.
  219. Eshu Oniburu: Acompaña a Orisha Oko. Se monta en un azadón pequeño y habla en el signo Oggunda Masa.
  220. Eshu Onini Burukú: Es el que acarrea la muerte, el malo el perverso.
  221. Eshu Orayoyí: Es el portero de Olofi.
  222. Eshu Oróiguí: Acompaña a Orun. Bajó a la tierra con Iroko, es de masa y va forrado en 16 caracoles, 8 por cada lado. Habla en los signos Ojuani Enigbe y Ojuani Che. X (¿OJUANI ENIGBE?)
  223. Eshu Osá Iká: Recibe el nombre del signo de Ifá.
  224. Eshu Osiká: Es de tierra mina. Como es niño, le gusta jugar con trompos y bolas, hacer travesuras y fumar. Acompaña a Eshu Akokorobiya.
  225. Eshu Ojuani Legbe: Es la letra de Ifá con la cual se nombra al Echu donde van concentrados los 21 caminos de Elegguá. Provoca Accidentes.
  226. Eshu Owó: Rey de la plata, se monta sobre una moneda de las llamadas en cuba peso plata o peso macho.
  227. Eshu Shikí: Se hace de masa y habla en el signo Ogbe Sá.
  228. Eshu Sokere: Es el que habla sobre la estera.
  229. Eshu SokoYokí: Lleva una mano Ikines de Ifá, una de caracoles y una piedra preguntándole si es Elegguá y si come con la cabeza del interesado. Habla en el signo Otura Bara.
  230. Eshu Sauyú: Vive en la mata de yaya y delante de la puerta.
  231. Eshu Unyoló: Se le llama así porque grita mucho. Su cuchillaes un Oshosi y lleva tres caracoles. Habla en el signo Iroso Dí.
  232. Eshu Wonké: Es la verdad y la mentira. Nace en el signo Ogbe Roso.
  233. Eshu Yekúnyelodó: Se hace en una piedra de la puerta del cementerio y nace en el signo Oché Yekú.
  234. Eshu Yelú Lo Torun Boayé: Esto significa que él vino del cielo para ser adorado en la tierra. Es el saludo al Eshu Iyelú.
  235. Eshu Zangbto: Es de origen arará. Trabaja de noche y es el cazador de Muertos. Es acróbata y se compara con Chicherekú. Se dice que lo mismo vive como perro, gato, cangrejo, o aves. Se hace un muñeco de palo moruro, que se viste desde el cuello con penca de guano y usa sombrero de yarey. Nace en el signo Osá Lo Fobeyó.
  236. Elegua Alagguana: Es el camino de Elegua que tiene la capacidad de conceder la fortuna y la buena suerte a las personas. Se le asocia con el número 3 y su color es el rojo y blanco.
  237. Elegua Agbanukué: es el camino de Elegua que representa la inocencia y la pureza. Se le asocia con el número 7 y su color es el blanco.
  238. Elegua Akéru: es el camino de Elegua que tiene la capacidad de desviar la maldad y proteger a las personas de los peligros. Se le asocia con el número 21 y su color es el rojo y negro.
  239. Elegua Ayé: es el camino de Elegua que tiene el poder de dar y quitar la vida, y representa la dualidad de la vida y la muerte. Se le asocia con el número 13 y su color es el blanco y negro.
  240. Elegua Bara: es el camino de Elegua que representa la energía y el vigor masculino, y es considerado como un guerrero. Se le asocia con el número 6 y su color es el rojo y negro.
  241. Elegua Bi: es el camino de Elegua que representa la ambigüedad y la confusión, y se asocia con la imagen de un hombre ciego. Se le asocia con el número 9 y su color es el rojo y negro.
  242. Elegua Echú: es el camino de Elegua que representa la astucia y la picardía. Se le asocia con el número 11 y su color es el rojo y negro.
  243. Elegua Iworo: es el camino de Elegua que representa la inteligencia y la sabiduría. Se le asocia con el número 8 y su color es el rojo y negro.
  244. Elegua Laroye: es el camino de Elegua que se asocia con la danza y la música, y es considerado como el rey de la fiesta. Se le asocia con el número 12 y su color es el rojo y blanco.
  245. Elegua Odara: es el camino de Elegua que representa la belleza y la perfección. Se le asocia con el número 10 y su color es el blanco y rojo.
  246. Elegua Ojuani: es el camino de Elegua que representa la sabiduría y el conocimiento. Se le asocia con el número 7 y su color es el blanco y negro.
  247. Elegua Oke: es el camino de Elegua que se asocia con las montañas y la naturaleza. Se le asocia con el número 4 y su color es el rojo y negro.
  248. Elegua Okokán: es el camino de Elegua que se asocia con la energía y la fuerza. Se le asocia con el número 16 y su color es el rojo y negro.

Artículo anterior
Artículo siguiente
spot_img

Categorías